Un hosting es un recurso en el que depositar el código, bases de datos, imágenes, etc. de tu proyecto web.

Podríamos definirlo como un directorio (de mayor o menor capacidad) dentro de un servidor con presencia directa en Internet. Además de darle visibilidad pública a tu web, también proporciona servicios adicionales, como el de correo electrónico.

¿Por qué es importante tener un buen hosting?

Tanto si vendes productos o servicios como si tienes un blog o una web de noticias, elegir un buen hosting para tu WordPress es fundamental en términos de gestión, rendimiento y soporte técnico en caso de contratiempos.

Entonces, ¿qué tienes que pedirle a tu proveedora? Empecemos por lo imprescindible. Ahí van nueve puntos.

Tecnologías

Cada web o software online está escrito y programado en lenguajes y con tecnologías diferentes. WordPress, como la mayor parte de las webs, necesita soporte para lenguajes de programación PHP y el sistema de bases de datos MySQL sobre un sistema operativo Linux (aunque puede admitir alguna variación).

Almacenamiento

Dos cuestiones importantes:

  • ¿Cuánto espacio necesitas? ¿Tu web almacena contenidos multimedia o hablamos de una pequeña web corporativa? ¿Tienes un buzón de correo gigantesco?
  • Siempre que te sea posible, elige proveedores con discos SSD. El rendimiento de tu web mejorará y, por lo tanto, obtendrás un beneficio directo en tu posicionamiento.

Transferencia

Muchos planes de hosting marcan un límite de datos transferidos cada mes (como sucede en telefonía). Revisa las estadísticas de tráfico de tu web para asegurarte de que un posible exceso de transferencia no te ocasione gastos inesperados o paradas en el servicio.

Cuentas de correo

Cada plan de de hosting establece un límite al número de direcciones de email que permite crear y gestionar.

Cada proveedor también puede tener una política sobre el tamaño de las cuentas, opciones de ampliaciones y posibles interrupciones del servicio en caso de llegar a una cuota o realizar un uso excesivo del servicio.

Ten en cuenta las posibles opciones de webmail que te ofrezca.

Copias de seguridad

Obtén datos de los días de antigüedad de los que tu proveedor guardará copias (si las hace), de qué contenidos constan (por ejemplo, puede ser que excluya los emails), del método de recuperación del que dispone o de si contar con backups implicará algún gasto adicional.

Las necesitarás cuando menos te lo esperes.

Panel de control

Revisa qué interfaz de trabajo tendrás disponible. Será tu herramienta de trabajo habitual:

  • Paneles comerciales (CPanel, Plesk, etc.).
  • Paneles propios, desarrollados por el hoster.

Legislación

En algunos proyectos necesitarás estar atento a la ubicación geográfica de tu servidor y a su dirección IP. Afectará a la legislación por la que se rijan las webs alojadas en él.

Especial mención a los e-commerce o a las webs que deban cuidar escrupulosamente la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) por recoger datos de sus usuarios.

Soporte técnico

Pide referencias sobre el servicio post venta y de soporte técnico que te pueda brindar tu proveedor. Ten en cuenta factores como la disponibilidad horaria, los métodos de contacto que proporciona, el idioma de atención o la posible diferencia horaria con tu país.